sábado, 19 de mayo de 2012

COSTA FAVOLOSA




Hoy os vamos a contar nuestra experiencia a bordo del Costa Favolosa.

Para empezar, deciros que los barcos de Costa no son barcos que nos alucinen, demasiado cargados, demasiado agobiantes, con esos colores .... pero.....
El Costa Favolosa ha cambiado nuestra percepción de la compañía, es un barco elegante, precioso, con colores no tan agobiantes como el resto de barcos que conocíamos de la compañía.





Se trata de un barco bastante grande, de 114 mil toneladas , 290 m de largo y 35 de ancho, con una capacidad de aproximadamente 3000 pasajeros, de nueva construcción, de mayo de 2011. Pero pese a su tamaño es un barco muy cómodo, con muchos rincones para relajarse, como nos gusta a nosotros, con unas cubiertas en popa para sentarse a mirar como navegas tomando una copa, que no tiene precio, no me gustan los barcos que tienen las cubiertas que tienen la popa ocupadas con camarotes, privan del placer de la navegación al resto de los pasajeros, una cubierta abierta en popa es una gozada.



Nosotros viajábamos en un camarote con balcón, no tuvimos oportunidad de ver el resto, tan solo uno interior, pues no se trataba de una visita, sino de un viaje en grupo y la verdad es que iba bastante lleno el barco. Así que os hablaremos del camarote que teníamos nosotros y del interior que si que vimos, el camarote con balcón es un camarote muy amplio, con colores muy claros, lo que le da una sensación de amplitud que lo hace muy acogedor.
El camarote interior también era muy amplio, con mucha iluminación.



Restauración: Los restaurantes principales eran preciosos, de dos pisos, con una decoración muy elegante, sin estridencias. La carta era muy variada y de buena calidad, comimos realmente bien, el servicio muy atento y en español, nos sorprendió la cantidad de tripulantes que hablaban español, teniendo en cuenta que nos encontrábamos en el Golfo Arabico . El bufete también era muy grande, no era tan variado como la carta, era un poco justito como la mayoría de los bufetes, pero bueno muy aceptable, sin demasiados peros...



Esta  vez hemos escogido la opción de todo incluido, muy bien, correctísimo, con un único pero... el vino que sirven en las comidas, no esta a la altura de un todo incluido de Costa, ni el tinto, ni el rosado, aunque éste es un poco mejor, seria bueno que Costa le diera otra vuelta a este tema, es una lástima que quede empañado un magnífico todo incluido por una mala elección del vino.

Siguiendo con el barco, decir que tiene infinidad de bares y salones para escuchar música durante todo el día, cada uno con un estilo particular y ambiente diferente: Palatino, Porta d'Oro (chocolatería), Pompadour, Moliere, Classico Montespan (Cigars), etc.



Tuvimos una agradable sorpresa, pues fuimos invitados a realizar un tour por las cocinas del Favolosa, de la mano de la simpatiquísima Beatriz, la responsable de las relaciones con el público español. Unas magníficas instalaciones, enormes, como no puede ser de otra manera y con una pulcritud que ya le gustaría a "Don Limpio"....


Sobre las piscinas, decir que a pesar de ir lleno el barco, te podías bañar perfectamente y además si ibas a la zona de adultos en la popa del barco, el personal ponía mucha atención a que no hubieran niños en la piscina, tal y como rezaban los carteles, a diferencia de otros barcos aquí si que se respetaba el "solo adultos". Los niños podían disfrutar de su otra piscina y un magnifico tobogán,  además de una zona infantil en forma de barco pirata que era una delicia, en fin cada uno tenía su lugar para disfrutar de la zona de aguas. También había una piscina en el centro del barco donde se podía disfrutar de la pantalla gigante por la noche, ya que su cubierta retráctil permitía estar estirado en una hamaca viendo un partido de fútbol (que ponían varios).



Respecto al teatro, la instalación era muy bonita, no obstante los espectáculos, en su mayoría musicales, no eran especialmente buenos, no estaban mal, pero no son de los mejores que hemos podido ver.






Sobre el tan manido tema de la diferencia de trato con los españoles, tengo que decir que en ningún momento nos hemos sentido discriminados por la tripulación por el hecho de ser españoles, muy al contrario, trato perfecto en todo momento, con mención especial para el Capitán Alfredo Romeo, un crack de las relaciones publicas, accesible en todo momento y simpatiquísimo. Si tuviera que decir algo seria de los maleteros del puerto de Dubai y no pertenecen a Costa, pero debería vigilar este tema, te chantajean, si no les das propina no te llevan la maleta hasta el deposito que hay para dejarlas antes de embarcar y no tienes otra opción que hacerlo a través de ellos, es muy feo y es la primera impresión que te llevas del viaje, pues es nada mas llegar...

En definitiva, es un magnifico barco, sin duda recomendable 100%, todos tienen sus peros, no hay ninguno que se salve, pero este pasa la critica con nota, nos ha encantado viajar en el.








1 comentario: